Una caminata imprevista

Ese día había llegado muy temprano. Tanto que no me serviría ir al hostel para estar un rato en el cuarto: ¡ni podría entrar ahí! Pero, había llovido; así que, una vez acomodé mis cosas afectadas por el agua y luego de cambiarme la ropa decidí salir. Con o sin lluvia. Haría lo que más me gusta al llegar una ciudad: caminar. Felizmente ya no llovía, solo garuaba.

No sabía a dónde iría así que solamente me lancé.

Aún hoy no me acuerdo por donde fue que caminé; pero en un momento terminé en una plaza llena de autos estacionados y una especie de parque/monte frente a mi. Para mí era un lugar en lo alto para verlo todo y sacar una foto. Comencé a subir y esto es todo lo que terminé hallando en esa exploración.

Un parque abandona luego de una lluvia.

lyo44

Un ¿convento?

lyo45

¡Teatros romanos y el Musée Gallo-Romain! Nunca pensé terminar ahí.

lyo47

Ni obtener estas vistas de la ciudad.

lyo48

Hasta terminé en la Basílica Notre-Dame de Fourvière.

lyo42

Claro que de ahí si sabía a donde ir. Era momento de explorar el Vieux Lyon.

lyo9

¡Y vaya con la exploración!

lyo23

Sus objetos me fascinaron.

lyo20

¡Ni qué decir de los anuncios de los bares!
lyo21

¡Sumamente creativos!

lyo22

Por eso amo caminar por lugares que no conozco; porque le presto más atención a los detalles, a las diferencias, a lo curioso; porque me permite descubrir y maravillarme… Luego ya me tocará reaprender a descubrir sitios que ya conozco.

Recuerden que pueden ver fotos de Lyon en la sección de Fotografía.

Algo que comentar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s