La Amsterdam de los canales

Esta bien. Lo admitiré. No llegué a Ámsterdam por voluntad propia. C me obligó. Y se lo agradezco. Mientras planeabamos el viaje por Eurpa surgió la posibilidad de ir a Ámsterdam. Una amiga de C estaba allá y ella también quería ir a verla. Yo prefería Venecia. Después de todo, cuando uno piensa en Amsterdam…